La Música del Universo

La Música del Universo

Me parece interesante ver como la ciencia cada día más investiga acerca de la música que produce cada átomo del universo. Los científicos han procesado y escuchado el sonido que producen diversas estrellas, de las cuales emanan melodías sublimes y armónicas. Escuchémos por ejemplo el sonido de una estrella moribunda reportado por el observatorio astronómico de Japón en el siguiente enlace[1]:

También, los científicos de la Universidad Tecnológica de Chalmers, en Suecia, han procesado y escuchado la música que se producen diversos átomos del universo[2].

Todas estas investigaciones me llevan a analizar de dónde surgen estas hermosas melodías y del tipo de compositor universal que puede crearlas. Creo que esto nos invita a reflexionar sobre lo que somos, sobre toda la creación y nuestro rol en ella; y para los músicos, nos invita a redescubrir las posibilidades de componer o tocar a partir del vínculo que podamos crear con esta música celestial. 

Muchas personas reconocen que la música producida por los grandes compositores de la historia, como Bach, Mozart, Beethoven o Chopin, provenía de fuentes de inspiración más cósmicas que terrenales, o algunos dicen más espirituales que mentales. Creo que lo que hacían, y que es fascinante, es que se conectaban con ésta música universal. La escasa o casi nula existencia de estos grandes compositores de la música hoy en día, diría que se debe a que nos hemos olvidado de la conexión con la música que produce el universo. Veo como natural que se haya perdido este interés ante la profundización que el mundo ha tenido en los últimos siglos hacia los tecnicismos y la racionalidad. Me encanta ver como la ciencia misma está retomando la conexión con estas fuentes sutiles de energía que produce el universo. Me gustaría poder ver como la cultura mundial retoma la importancia en ella y nuevos músicos vuelven a utilizarla para componer.

También, me parece especial que hayan muchos libros sagrados que hablen de una música celestial que produce las armonías más hermosas del universo [3] y que al conectarnos con ellas (con técnicas de desconexión mental), no sólo nos permiten tener una fuente de creatividad inagotable, sino elevan nuestros niveles de conciencia, hacia estados de mayor paz y bienestar.

Esto no es más que una invitación para todos a conectarnos con los sonidos y la luz que vibra en cada átomo de nuestro cuerpo y de todo el universo.

[1] Música de una estrella moribunda. Observatorio astronómico de Japón. Proyecto Alma.

[2] El sonido de un átomo ha sido capturado. Revista Science.

[3] Sintonizando el canal cósmico de radio. James Been.

Deja una respuesta